PENSANDO LA HUERTA EN CASA

Estamos en un momento del año ideal para pensar la huerta de primavera - verano, para ello entrevistamos a la ingeniera agrónoma Mabel Bennasar Vilches de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA Colonia Benítez, Chaco y nos brindó el siguiente asesoramiento.

1- ¿Qué consejos le darías a una persona que quiere hacer su huerta en la casa y no dispone mucho espacio?

Una huerta es el lugar en el que se cultivan especies de interés alimentario: hortalizas, aromáticas, entre otras. Puede realizarse en cualquier espacio de una vivienda, en el patio o en el jardín; pero a menudo, principalmente en la zona urbana, se puede cultivar en balcones y terrazas por lo que existe entonces, la posibilidad de producir alimentos frescos en macetas en espacios reducidos. Es una alternativa de autoproducción económica y saludable para las familias.

Se debe contar con más de seis horas de sol y la orientación ideal es de este a oeste para aprovechar al máximo la luz; pero hay que proteger las plantas de los vientos que provienen del sur generalmente fríos, y del norte a menudo fuertes, secos y cálidos. Considerar la provisión de agua cercana al cultivo o disponer de algún sistema de riego casero, que facilite la tarea. También pensar en un cerco perimetral o algún tipo de defensa para impedir el ingreso de animales domésticos o silvestres. En el caso de tener macetas, éstas deben estar apoyadas sobre ladrillos de manera que permitan escurrir el agua y que no se acumule debajo. Hay que tomar las precauciones necesarias en el caso de que se cultive en una terraza o balcón, para evitar la humedad o posibles filtraciones en el piso de abajo.

En cuanto a los materiales y formas, hay macetas diversas. Lo importante es que no eleven la temperatura como las de fibrocemento, que no tengan la boca estrecha (porque esto dificultará los cuidados que se realicen) y que tengan una profundidad suficiente como para permitir el desarrollo de raíces sin inconvenientes, más de 30- 40 cm dependiendo del cultivo, estimar un equilibrio entre la parte aérea y la parte subterránea. Si no se conoce la planta de adulta, se puede investigar y así elegir el recipiente apropiado.

Cuando se siembra en macetas o canteros, hay que recordar hacer orificios en el fondo del recipiente ya que es imprescindible que el agua no se acumule, de esa manera no se pudren las raíces, entonces hay que tener especial cuidado en no regar demasiado, sólo se riega para mantener con humedad el sustrato (suelo preparado).

La desventaja que tiene cultivar en macetas es el bajo rendimiento y las prácticas que se recomiendan para lograr plantas saludables, tales como asociaciones de cultivos, rotaciones o la cobertura del suelo con material vegetal o “mantillo”, por ejemplo, son cuestiones que se pueden ir trabajando de a poco.

2- ¿Qué especies sembrar en primavera verano y cómo?

Es importante respetar el calendario de siembra, que indica qué especies sembrar según la época del año. Hay especies de todo el año (con variedades aptas para una u otra época, por ejemplo acelga), especies de otoño- invierno (iniciando la siembra en marzo, por ejemplo arvejas, habas) y especies de primavera- verano (por lo general iniciando la siembra después de las heladas por ejemplo, tomate o pimiento).

Para la temporada agrícola que llegará pronto (primavera- verano), se pueden sembrar todo tipo de zapallos, maíz, pepino, tomate, pimiento, berenjena, cebollita de verdeo, acelga de verano, lechuga como Grand Rapid o Brisa, sandía, melón, entre otras especies. Si bien algunas son plantas que necesitan una superficie mayor que la de una maceta, como experiencia se podrían cultivar en recipientes, colocando una o dos semillas de manera directa.

Se puede obtener mayor información en el “Planificador de Pro Huerta”. Allí se detallan las características botánicas de las especies a cultivar, el método de siembra (si se trasplantan del almácigo al suelo directo o si la siembra es directa en el lugar definitivo), distancia, marco de plantación, días a cosecha, entre otras características.

https://inta.gob.ar/doc.../planificador-de-siembra-prohuerta

3-¿Qué cuidados hay que tener una vez hecha la siembra hasta la cosecha?

Se deben tener en cuenta lo que se denomina “tareas culturales” o actividades referidas al cuidado de los cultivos. Aquí se trata de:

- la protección de los cultivos de los intensos rayos solares del mediodía con media sombra artificial o natural,

- la cobertura con plástico transparente para evitar que perjudiquen las bajas temperaturas,

- el uso de mantillo para conservar la humedad, evitar la pérdida de materia orgánica y proteger el suelo,

- efectuar raleos, aporques, tutorados, carpidas, etc. en los casos necesarios en pos de obtener buenas cosechas.

Fuente: Entrevista realizada a la ingeniera agrónoma Mabel Bennasar Vilches de INTA por la ingeniera agrónoma Natalia Ambroggio del Instituto Agrotécnico “Pedro Fuentes Godo” –FCA-UNNE.

Foto: Gentileza ingeniera Mabel Bennasar Vilches.